miércoles, 13 de junio de 2012

Efectos de la radiacion solar



La radiación solar provee la energía necesaria para el proceso de fotosíntesis, es la principal fuente de calor en cuerpos de agua naturales y genera el calor que controla los patrones de viento en el planeta.

La luz solar es dispersada, reflejada y absorbida por moléculas de bióxido de carbono, ozono y agua. En adición, la porción de luz que incide sobre un cuerpo de agua no logra penetrar completamente la superficie del agua, ya que una parte de la luz incidente es reflejada inmediatamente. El grado de penetración de la luz en agua está determinado por el tipo y cantidad de materia suspendida y materia disuelta en el agua. Las medidas de la cantidad de luz disponible a través de la columna de agua son importantes para identificar las zonas capaces de sostener actividad fotosintética.  

La radiación solar es la principal fuente de energía en la mayoría de los ecosistemas naturales. Las algas y las plantas verdes utilizan la energía radiante proveniente del sol para sintetizar moléculas orgánicas a partir de moléculas inorgánicas que toman del medio o sea, que pueden realizar fotosíntesis-, por lo que así se convierten en la base de la vida en la Tierra. Sin embargo, la exposición a niveles altos de radiación solar, en particular de radiación ultravioleta, tiene efectos perjudiciales sobre la mayoría de los seres vivos.



La energía entra a las comunidades por la vía de la fotosíntesis. Esta energía alimenta los procesos del ecosistema. La tasa o intensidad a la cual las plantas (productores de un ecosistema) capturan y almacenan una cantidad dada de energía se denomina productividad primaria bruta, la que está determinada por la cantidad de agua y temperatura disponibles. Y producción primaria neta es la que queda luego de restar la energía que las plantas usan para su mantenimiento (como respiración, construcción de tejidos y reproducción).

El agua tiene la capacidad de absorber la radiación solar, sobre todo de los rayos infrarrojos y ultravioletas. Éstos últimos tienen más poder de penetración, efecto que provoca la tonalidad azulada de las masas de agua. La absorción de los rayos infrarrojos provoca en el agua un incremento de la temperatura que repercute en la evaporación. La capacidad de absorción de la radiación solar permite el desarrollo de vida en las masas de agua, al favorecer la fotosíntesis.

El agua también tiene la propiedad de reflejar los rayos solares en su superficie e invertir por tanto su sentido. Esta capacidad de reflexión del agua aumenta su luminosidad, sobre todo en aguas con poca agitación.

El agua tiene una capacidad de refractar los rayos solares, provocando en éstos un menor o mayor cambio de dirección según la fuerza de radiación. Esta capacidad de refracción del agua provoca efectos ópticos de distorsión cuando el agua entra en contacto con otro cuerpo. La posición del objeto en contacto con el agua es distinta de la real, si se observa desde fuera del agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada